Categories Menu

Decoración y mobiliario Estilo Nordico

Hammershoi-6finestres

El pintor danés Vilhelm Hammershøi (Copenhague 1864-1916) es conocido por una serie de cuadros de interiores en los que explora las sensaciones que produce la luz al inundar una estancia. Los diferentes cuadros en que muestra la misma ventana a diferentes horas del día y en diferentes estaciones del año.

Hace unos meses, en The Guardian [Life&Style], aparecía esta reforma de una vivienda muy próxima a Copenhague que parece condensar todas las bondades del estilo nórdico. Estas imágenes recuerdan los interiores que Hammershøi pintó hace un siglo: el protagonismo de la luz natural, el blanco de puertas y paredes, los colores neutros…

The living room

Foto: Heidi Lerkenfeldt

En la actualidad, el estilo nórdico o escandinavo es uno de los que más se siguen en decoración e interiorismo; y no es de extrañar, ya que en él se conjugan la confortabilidad, la estética y la funcionalidad a la perfección.

El origen geográfico de este estilo determina claramente la importancia que en él tiene la luz natural; el blanco y los colores claros potencian al máximo la luminosidad. Las puertas en blanco dan continuidad al espacio. Otro aspecto clave es la calidez -en contraposición al clima frío característico del Norte de Europa- que le confieren las maderas de los suelos: tarimas de pino o roble que tapizan toda la casa, incluso baños y cocinas.

Pocos muebles pero muy bien escogidos, ligeros y sencillos, hacen que el espacio parezca más amplio. Este estilo combina mobiliario de firmas de diseño con piezas asequibles, lo tradicional con lo moderno, todo ello para lograr ambientes característicos; de ahí la recuperación de los muebles Vintage que le dan ese aire espontáneo de espacio vivido.

En nuestras latitudes puede que el factor luz no sea de una importancia tan determinante a la hora de escoger los colores o materiales del interior de una vivienda, pero la necesidad que todos tenemos de la sensación de amplitud hacen del estilo nórdico un buen guía a la hora de tomar las primeras decisiones que determinarán la estética del hogar.

Empezando por los blancos de paredes y puertas y pasando por el suelo de madera clara como, por ejemplo, el parquet de roble aceitado, logramos ambientes acogedores y luminosos, donde priman valores como la funcionalidad y el orden; espacios límpidos, cálidos y muy elegantes, que conservan el punto justo de desenfado aprovechando los elementos decorativos para aportar vida y color con tonos llamativos destacando sobre el fondo principal.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR